Search
Lunes 21 Agosto 2017
  • :
  • :

Hora de evitar la euforia

 

gol-de-la-real-txoko-txuri-urdin

Para que no se diga que en Txoko Txuri-Urdin lo único que hacemos es criticar lo que dice y hace la Real, lo primero que debemos hacer es decir que el juego desplegado el pasado sábado en Anoeta sin ser brillante pudo enganchar a la afición. No por ser un excelso partido, sino porque lucharon codo con codo con un Atlético de Madrid llamado a pelear por todos los títulos de la temporada. Fue un encuentro vibrante, con energía en el que la Real demostró que cuando se pone es capaz de competir contra cualquiera.

Hay que alabar la competitividad de los jugadores que tuvieron una actitud que no se veía en el verde del coliseo donostiarra desde hace mucho tiempo. Es reseñable que la presión que los jugadores el último partido fue abrumadora y que la Real fue superior en todo momento al Atlético en ese aspecto.

Pero ahora bien, todo esto que os he contado hasta ahora es fantástico y nos hace ver cosas que los años anteriores no podíamos ver. De esta manera, podemos llegar a entender que este año podríamos llegar a pelear por entrar en competiciones europeas con facilidad vistas las temporadas anteriores en las que no se ha conseguido debido a la falta de regularidad mostrada por el equipo las anteriores temporadas. Del mismo modo que nos da un pequeño halo de luz en la actualidad del equipo.

Pero ese halo de luz que vemos no puede ser que nos ciegue completamente como la deslumbrante luz del sol a mediodía. Y digo mediodía porque como decía un filósofo alemán muy reconocido, mediodía es el momento de la sombra más corta, el momento en el que comienza la mejor era del hombre. De la misma manera que este debería ser el mediodía de la Real en la Liga, se puede llegar a pensar que estos tres partidos son un punto de inflexión en la mediocridad vivida los últimos años. Pero, como ya fuera en el año 2013 cuando la Real vivía uno de los momentos más ilusionantes de su época moderna con la disputa de la Champions League, la gestión de los dirigentes de la Real va a ser clave. Por qué digo esto, muy sencillo, está visto que no han sabido gestionar estos momentos de tanta ilusión para la afición, llevando a nuestro amado equipo al mayor ridículo de la historia de la Champions.

Lo cierto es que estos dirigentes que llevan la Real Sociedad han demostrado estar incapacitados deportivamente para llevar a cabo un proyecto ilusionante. Me niego a pensar personalmente que en este canal informativo buscamos el mal de la Real Sociedad o incluso insultar a los que apoyan día a día la figura de este club. Si somos ásperos y criticamos a la Real cuando no lo hace bien, no es porque seamos quienes desean el mal a la Real, sino porque las críticas, cuando son argumentadas pueden ser fuente de beneficio. Sin embargo, no podemos dejar de lado que la posición actual en la tabla y la inercia del equipo son positivas y el hecho de criticar ahora mismo no queda del todo bien a ojos de los que miran solo con la camiseta puesta los partidos de la Real.

Si bien es cierto que el sábado fue un día feliz para la afición de la Real por una grandísima victoria, no podemos hacer otra cosa que pedir a los jugadores que el próximo partio pongan la misma garra que demostraron el anterior encuentro. De esta manera, luchando cada día como si fuera el último y sin pensar en las mieles del éxito del mañana, podemos ver una Real que aspire a algo. Lo que no podemos hacer es olvidar donde estamos y de donde venimos. Bien pues estamos en la jornada 11 de 38 y venimos de la mediocridad absoluta. Por eso no debemos calentarnos la cabeza con ideas banales de un futuro que no conocemos.

Por último he de decir que estando de maravilla la victoria y habiéndola como merecía un partido de este calibre, debemos dejar a un lado la euforia y la desmesura, no podemos pensar que todo está hecho, pues nos quedan todavía 27 tardes de fútbol para poder valorar lo que va a ser la temporada. Puede ser ventajista decirlo pero las ligas no se analizan en noviembre cuando sólo han pasado 11 partidos, sino que se analizan en Mayo cuando se hayan jugado los 38. Esto quiere decir que la realidad puede ser preciosa o puede que nos demos una hostia como un campanario al final de año. Por lo que tratamos de analizar, la realidad día a día y esta nos dice que a día de hoy podemos ver las cosas de manera optimista. Pero que esto no nos impida ver lo que la realidad oculta, y es que podemos ir para abajo de la misma forma que hemos ido hacia arriba. Por esta razón quiero tener los pies en el suelo y no quiero alzarlas campanas al vuelo demasiado pronto, me despido agradeciendo a los lectores su tiempo.

Aupa Real.

Reviews

  • 6
  • 8
  • 6
  • 7
  • 5
  • 6.4

    Score




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *