Search
sábado 21 octubre 2017
  • :
  • :

Drama en el césped y en la grada

gol-txoko-txuriurdin

 

Ayer se vio un partido en el que el equipo venció y convenció a los que no se han dado cuenta todavía que no va a ser posible para nada que vayamos a hacer una campaña que nos lleve a la consecución de algo importante. Un año más querremos aspirar a llegar a esa plaza número 7 de la clasificación, aquella que podría dar acceso a previas de competiciones europeas, como ya pasara con Jagoba en el banquillo. Ahora bien, esta posición es la que no quiere conseguir un equipo que quiera aspirar a entrar en dichas disputas continentales. Ahora bien, los equipos de la conocida Liga de los torpes quieren esa posición porque puede aportarles una serie de ingresos económicos extra.

Está visto que pese a llevar un año al mando de nuestra querida nave realista, lo más que podemos esperar de un entrenador como Eusebio es al patetismo vivido tanto estos partidos como el tramo de la temporada pasada que hizo. No son de extrañar ya los asientos vacíos en Anoeta como los silencios de la afición durante los partidos, en los que es más común escuchar los chasquidos de las pipas al partirse y los gritos de los jugadores para la colocación. No resulta extraño ya ver un partido en el que la Real gana sin hacer demasiado, así como tampoco resulta nada nuevo decir que la Real no juega a nada.

Uno de los problemas que se percibía ayer en el estadio no era que el equipo no ganara y que la afición se echara encima, ni mucho menos. La afición permaneció en un casi completo silencio hasta que el resultado era muy favorable y no peligraba el mismo. Es decir, el vivido en Anoeta es un ambiente que no engancha a la nueva afición a tener una garra impresionante o un apoyo que se sienta horas antes del encuentro. La apatía del seguidor medio del equipo es preocupante, tanto como lo es la marcha de un equipo que no enamora ni a sus hinchas, visto queda que ni siquiera estos lo apoyan. Es también preocupante la incapacidad de ver a sus jugadores sin rendimiento a partir de la hora de partido, cosa preocupante en profesionales deportistas que habrían de llegar a tope hasta el 90 de partido o hasta que el colegiado decida pitar el final.

Ver a un equipo paupérrimo por ser el dueño de los colores a los que amas es lo que hace que una vez más algo más de 20000 espectadores ocuparan ordenadamente sus plazas en Anoeta, sin hacer ruido, sin quejarse del mal juego del equipo y sin decir nada. El equipo demuestra que no tiene ninguna ambición por salir a comerse al rival desde el minuto 1 hasta que llegue el final. Resulta preocupante ver cómo sin hacer demasiado se gana y el entrenador habla de un equipo que ha pasado de inicio a fin por encima del rival. O las resoluciones de la prensa pelotera que lo único que hace es hablar de lo bien que va el equipo sin tener en cuenta las necesidades que estos tienen, que es llenarse de hombres en la plantilla para que el equipo funcione de verdad.

A pesar de criticar que el equipo lleva tiempo sin jugar a nada y sin demostrar que es el equipo de competiciones europeas que tanto se llenan la boca los dirigentes de nuestro amado equipo. Personalmente veo que incluso la capacidad crítica de la afición se ha diluido y ya no tenemos un público que sepa de fútbol, porque aplaudimos las más absolutas tonterías. Incluso iluminamos con nuestros teléfonos a modo de no se qué para dar gracias al equipo por hacer su trabajo y ganar con lo justo a un recién ascendido. No criticamos por no querer a la Real, sino porque queremos que este equipo sea temido y respetado en los demás campos y que no se arrastre en campos donde debería ir a ganar desde el principio y no a huir.

Reviews

  • 6
  • 7
  • 8
  • 5
  • 7
  • 6.6

    Score




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *